Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí. Aceptar

مقر أسس

معلومة

وصف

El Centro de Interpretación Casa Palacio de las Godoyas, en el municipio de Fondón, es una de las sedes del  "Centro del Patrimonio Etnográfico de las provincias de Almería y Granada y norte de Marruecos (Tetuán, Chefchaouen y Oued Laou), y se incorpora a este proyecto con el deseo de contribuir a una mayor vertebración del espacio de cooperación entre los dos territorios, con el claro objetivo de incrementar el potencial del patrimonio etnográfico común, como recurso de desarrollo socioeconómico sostenible.


El proyecto del Centro de Interpretación Casa Palacio de las Godoyas nació para ser un espacio, primero de encuentro de los habitantes del municipio, pero también para ser referente en la comarca alpujarreña, y en la provincia almeriense, que sirva de elemento dinamizador del desarrollo local a través de la puesta valor de los recursos patrimoniales únicos y universales que existen en nuestro territorio.

Se trata de una de las mejores casas señoriales de Fondón, que destaca entre las demás y de una manera especial entre el entramado urbanístico morisco de la localidad, que conserva además típicos rincones alpujarreños.

Fue construida a finales del siglo XVII o comienzos del XVIII, probablemente por la familia del capitán D. Francisco del Moral y su esposa Dª Francisca Campos, miembros de importantísimas familias hidalgas descendientes de los repobladores, que, tras la expulsión de los moriscos, llegaron a Fondón en 1572, procedentes en su mayoría de Valdepeñas de Jaén.

En 1988 la familia propietaria y el ayuntamiento llegaron a un acuerdo para, tras su restauración por una escuela-taller, hacer de este inmueble un uso compartido. De esta manera la familia sigue habitándola, en el piso superior, y el resto del edificio es de uso municipal.

En agosto de 2011 abre sus puertas como centro cultural y expositivo gracias a la colaboración voluntaria de algunos vecinos, que se encargan de su atención y mantenimiento. Desde un principio las piezas que se exponen son de particulares en un 90%, que las prestan en depósito. También se ha contado con la colaboración de otros ayuntamientos y entidades alpujarreñas, especialmente en el préstamo de la infraestructura de exposición.